• Brindar una instancia de encuentro
  • Estimular el diálogo
  • Promover el trabajo creativo y cooperativo
  • Conocer y colaborar en la cadena de valor de las fibras con las que trabajamos
  • Dignificar la artesanía como expresión cultural
  • Promover las buenas prácticas velando por el cuidado personal y de nuestro entorno
  • Generar redes de apoyo
  • Valorar y disfrutar la diversidad
  • Promover los principios del Comercio Justo y la economía solidaria

“Hay una tejedora que habita en el alma de toda mujer para enseñarle a mirar su tiempo como un gran ovillo y sus dones como las agujas con las que dar formas a su vida.

La tejedora del alma enseña a deshacer las zonas muertas y hacer alquimia con ellas transformándolas en abono para seguir adelante. Por eso dicen que cuando llegas a la casa de una mujer tejedora de alma has de poner mucha atención: Si entras y te regala una pipa, un tapiz hecho con sus propias manos o un cuento en realidad te entrega hebras perdidas que no has logrado domar o que ni tan siquiera conoces, claves para despertar a la tejedora del alma que duerme dentro de ti o, incluso, mira por dónde, palabras en forma de cuentos para abrirte a una nueva forma de mirar.

Porque lo que jamás hace ninguna anciana tejedora ni ninguna mujer araña es perder el tiempo.”

La tejedora de vidas. Cuentos para sanar el alma femenina.

– Elena Garcia Quevedo(España)